8 de febrero de 2008

Curvas y desvíos: presentación en sociedad

Hoy, un viernes nublado, abúlico, de dolor de cabeza y de pensamientos desordenados as ussual, me descubrí pensando, mientras pasaba frente al espejo del baño de la oficina: "Soy una mujer de muchas curvas y desvíos." La ocurrencia se quedó retumbando en las habitaciones desordenadas y algo caóticas de mi cerebro mientras me ocupaba de mis tareas habituales en la oficina, con un desgano cada vez mayor y con un ferviente deseo de salir corriendo y encerrarme en casita, otra vez... pero esta vez para fundar algo, de nuevo.
Curvas, desvíos. Curvas invitantes en el cuerpo, desvíos gozosos en la mente (no por nada mi blog oficial se llama "rumiante"; y ahora pienso, si ése es el oficial, entonces éste es mi proyecto paralelo y, como se sabe, los proyectos paralelos, los amantes, lo que está en los márgenes, quizá por su precisa/preciosa condición de 'cosa que está fuera de los límites habituales', suscitan más adrenalina, más excitación y más ganas de llevarlos adelante, al menos durante un tiempo).
Decía: curvas, sinuosidades, desvíos, parábolas, meandros, golfos, espirales, figuras helicoidales, ovoides, recovecos, cuevas, vericuetos... De eso se trata este blog, de todo lo que me desvía de mi objetivo principal (¡escribir!) y que a la vez me invita a escribir más también, llevándome por un camino, una curva que no había previsto, insinuándome un posible recorrido tan o más excitante que el anterior, un modo de poblar una soledad que desea dejar de serlo y no se atreve o no sabe/no se anima a lograrlo. Un modo de invitarlos al desvío a los lectores también, a la infinita recursividad del lenguaje, de la poesía y la literatura. Una apertura a las finitamente infinitas opciones, a los queridos laberintos borgeanos (más modestos, claro), un viaje por un ruta llena de curvas pronunciadas y peligrosas, que constantemente se abre en nuevos desvíos, que llevan a otros desvíos, otros y otros, heracliteanos siempre.
Con una única consigna: un post por día. Porque estimula y sienta bien. Porque curvas y desvíos hay todos los días. Y porque nunca sabemos cuál habremos de tomar esta vez. O la vez siguiente.

AP
rumiante y curvilínea

4 comentarios:

azpeitia dijo...

se me olvidaba la curva púbica femenina que nos adentra en el misterioso mundo de la vida que allí reverdece cada día y no entendemos...escribes muy bien y desenfadadamente....un abrazo azpeitia

azpeitia dijo...

Como ves soy exahustivo y antes de emitir juicios te leo.
Creo que puedes hacerlo muy bien, avísame cuando tengas cosas nuevas, vendré a visitarte...enhorabuena...un abrazo azpeitia

Elisabet Cincotta dijo...

Así es tenemos curvas y desvíos personales y curvas y desvíos encontrados en alguna esquina, a veces alguna sinuosidad nos atrapa y permanecemos en ella, otras doblamos la esquina sin desvíos, las más creemos que no existen, pero están y se apropian o nos apropiamos de ellas, aún sin saberlo.
Seré visitante diaria.
Abrazos
Elisabet

Maria Fischinger dijo...

Un gusto visitar tus curvas, lineas y desvios.

Related Posts with Thumbnails