11 de febrero de 2009

Un descubrimiento (gracias al mar)

No quiero perder el impulso (el ímpetu, el élan, el deseo de desear e inmediatamente hacer, sin dilación) que traje del mar. Por eso pensé que seguir precisamente con su estela era lo más indicado.
Recordé las épocas en que hacíamos el boletín (ver perfil): cada siete números teníamos un número especial, dedicado a un único tema que se desplegaba y llenaba todos los recovecos (y secciones) del boletín. Nuestro primer especial estuvo dedicado al otoño, maravilloso, bendito, hermoso otoño. Le siguieron (no exactamente en este orden...) los especiales lluvia, huesos, primavera, cartas, Quijote (que, desde luego, fue doble) y música. Quedó pendiente, entre tantos otros, el especial mar.
Para esos números especiales buscábamos versos, poemas y fragmentos literarios que aludieran al tema tratado. Luego, con paciencia de costureras, los enhebrábamos entre sí. El resultado era siempre infalible. Ese especial mar hubiera debido empezar con los célebres versos de mi padre poético Baudelaire ("¡hombre libre, tú siempre has de querer el mar!") y posiblemente cerrar con los no menos célebres de Machado ("nuestras vidas son los ríos / que van a dar a la mar" -cito de memoria, puede diferir ligeramente del original, pero no importa).
Pero, ahora, la "tecnología" nos permite enhebrar otro tipo de cosas también. Por ejemplo, imágenes. ¡Oh, benditas imágenes! ¿Qué haría yo sin ellas? ¿Qué sería de este blog sin ellas? Pensaba poner "mar" en el buscador de imágenes y ver con qué me encontraba. Lo hice, pero salieron muchas fotos de Flickr, que no siempre se pueden reflejar aquí. Recordé entonces una excelente página de fotografía, a la que ya he mencionado por aquí, Photo.Net. Y allí hice este descubrimiento (uno más, y van...). Todo lo que sé es que se llama Joaquín Tornel, presumo que es español, y aquí les dejo tres muestras de su arte, maravilloso e inquietante arte (aunque, me pregunto, ¿el arte es suyo por haberlo captado y plasmado en un papel o el arte ya estaba allí, antes de que él llegara, esperándolo, aguardando que alguien al fin lo viera? Hum...).


Joaquín Tornel - Palacio de las Ciencias y las Artes Príncipe Felipe

Joaquín Tornel - Las primeras lluvias en la sabana

Joaquín Tornel - Pelagia noctiluca

1 comentario:

estela® dijo...

De todas las curvas, tengo mis preferidas, de entre las preferidas, las favoritas. Y por supuesto, las amadas y celebradas. De entre ellas emerge la mar.
Gracias por los recuerdos-caracolitos que tu espuma-pluma dejó en mi orillero corazón.

Related Posts with Thumbnails