27 de diciembre de 2010

Los míos

Cuando el dolor es tanto y tal que ni siquiera es posible empezar a ponerlo en palabras, están las palabras de los otros, las salvadoras sanadoras palabras de los otros que dicen exactamente aquello que ahora no podemos decir: 

LOS TUYOS

Has llorado, en secreto, a los tuyos.
Lenta, inexorablemente, los has visto partir
alejarse para siempre.
Has sentido, en tu corazón
el desprendimiento de una rama que cae.
Y luego has borrado
las huellas de esas lágrimas,
has contenido en el límite infranqueable
los bordes de tu propio dolor
y lo has devuelto a tu pobre vida,
a los días siguientes, a las horas
para que permanezca allí.
Oculto
como una invisible y constante
cicatriz.

Juan Manuel Inchauspe 
(Santa Fe, 1940-1991)

2 comentarios:

Amalia dijo...

Maravilloso!!!!!!. Besotes, amiga!

Daniel Medina dijo...

Sílo hice, jamás podré borrarlos, reparar nada, lo irreparable es contundencia fáctica, hechos que nos superan, fantasmas de posibles y "si estuviera", nunca aceptaré que no están, pero no están, no respondas si no lo has vivido.
NO ME DIGAN MÁS COMO HACER MI MALDITO DUELO, BASTA!
Nena, sos enorme, sabelo!

Related Posts with Thumbnails