21 de julio de 2009

¿Cae curva la lluvia o desviada?



Así como amo el otoño, odio el invierno. Odio el frío, la lluvia, el viento, las tormentas. Odio que se me congelen la nariz y las orejas, que las manos se me entumezcan, que los pies se me enfríen aunque tenga dos o tres pares de medias puestas. Odio que se me cuele el frío por debajo de la ropa. Odio salir a la calle y que me reciba un helado ventarrón. Odio la falta de sol, la grisedad, el tango fácil que despiertan días como éstos. Odio la nostalgia de no sé qué y la melancolía de qué sé yo que inmediatamente generan los días nublados, lluviosos y fríos como el presente. Odio el invierno, y es definitivo.

2 comentarios:

erker dijo...

amiga, todo esta en nuestra genetica porteña!!! jijiji

edy ven mott dijo...

Te vi el viernes recitar tus ricos poemas. Me gusto cada palabra y la atmosfera que haces llevar las mentes, mi mente.
Muy pocos aman el frio, como yo, pero tanto amor me repugna...un beso,poetiza

Related Posts with Thumbnails